1. Durante largo tiempo anduve considerando en mi interior muchos y diferentes asuntos, y tratando con empeño durante días de conocerme a mí mismo, qué debo hacer y qué he de evitar; de improviso me dijo una voz, no sé si mía o de otro, de fuera o de dentro (pues eso mismo es lo que principalmente quiero esclarecer); me dijo, pues, aquella voz :
Razón.– Veamos, pon que has hallado ya alguna verdad. ¿A quién la encomendarás para seguir adelante?
Agustín. –A la memoria.
R.– Pero ¿es lo bastante firme para retener bien tus pensamientos?
A.– Difícil me parece, o más bien, imposible.
R.– Luego es necesario escribir. Mas ¿qué te ocurre, que por tu salud te resistes al trabajo de escribir? Mira: estas cosas no se pueden dictar, pues requieren completa soledad.
A.– Verdad dices. Y por eso no sé qué hacer
R.– Pide fuerza y ayuda para lograrlo, y pon esa misma petición por escrito, para que escribiendo aumenten tus bríos. Después resume lo que vayas descubriendo en conclusiones breves. No te inquietes por lo que pida una masa de lectores; esto bastará para tus escasos conciudadanos. (San Agustín)

16 enero 2011

KARMA

"De acuerdo con varias religiones el karma sería una energía trascendente (invisible e inmensurable) que se deriva de los actos de las personas.
Generalmente el karma se interpreta como una «ley» cósmica de retribución, o de causa y efecto.
El karma explica los dramas humanos como la reacción a las acciones buenas o malas realizadas en el pasado más o menos inmediato.
Según esta doctrina, las personas tienen la libertad para elegir entre hacer el bien y el mal, pero tienen que asumir las consecuencias derivadas" (Wikipedia).
También podríamos llamarlo "justicia cósmica", algo que va más allá de la mano del ser humano.


Según esta teoría nuestras circunstancias son las que son porque nos las hemos ganado.
O es como el efecto dominó que van cayendo todas las piezas según hemos obrado.

¿La vida da a cada uno lo que se merece?

Observa como te sientes y encuentras ahora, probablemente si te encuentras bien, pensarás que es tu buen karma ya que en el pasado hiciste lo que debías.
Pero, sino es así, si tus circunstancias y sentidos no son buenos, ¿que opinas?...
Ya, ¡no hay justicia!... es que la vida es tan injusta a veces; nos hace pasar por cosas que no merecemos.
Sí, eso es cierto, la vida no es siempre justa, ni para ti, ni para mí, ni para nosotros.
Pero bien cierto es, que cada uno puede encaminarse hacia su karma. Que como bien sabes requiere ese esfuerzo que es necesario para todo proyecto y logro.
Rechaza los actos y pensamientos que te impidan recoger los frutos de es karma que ambicionas.
Mueve esa primera ficha del dominó que te hará llegar a ese fin que es la última.
De esta manera tendrás posibilidades de saber como será tu karma en el futuro.



  Porque tal vez recibes de alguna forma lo que has dado...


1 comentario:

AtHeNeA dijo...

La causa y su efecto engendrados en el tiempo y espacio como un todo parte de nuestro ser.
Y poner piezas en un puzle sobre el que tejer destinos

Un abrazo

Archivo del blog

Etiquetas

En este lugar puede que haga referencias a otros escritos e imágenes de la red.
Si crees que vulnera algún derecho házmelo saber en la siguiente dirección.
Diezenuna@hotmail.com