1. Durante largo tiempo anduve considerando en mi interior muchos y diferentes asuntos, y tratando con empeño durante días de conocerme a mí mismo, qué debo hacer y qué he de evitar; de improviso me dijo una voz, no sé si mía o de otro, de fuera o de dentro (pues eso mismo es lo que principalmente quiero esclarecer); me dijo, pues, aquella voz :
Razón.– Veamos, pon que has hallado ya alguna verdad. ¿A quién la encomendarás para seguir adelante?
Agustín. –A la memoria.
R.– Pero ¿es lo bastante firme para retener bien tus pensamientos?
A.– Difícil me parece, o más bien, imposible.
R.– Luego es necesario escribir. Mas ¿qué te ocurre, que por tu salud te resistes al trabajo de escribir? Mira: estas cosas no se pueden dictar, pues requieren completa soledad.
A.– Verdad dices. Y por eso no sé qué hacer
R.– Pide fuerza y ayuda para lograrlo, y pon esa misma petición por escrito, para que escribiendo aumenten tus bríos. Después resume lo que vayas descubriendo en conclusiones breves. No te inquietes por lo que pida una masa de lectores; esto bastará para tus escasos conciudadanos. (San Agustín)

01 diciembre 2010

MI PRINCIPE AZUL

Mi sobrina solía decirme que los Príncipes Azules destiñen y posiblemente tenga toda la razón.

Si ahora mismo verbalizara o relatara como sería  el hombre ideal que siempre he deseado y soñado para mi...
Solo una vez...
Solo por esta vez...
No puedo.
Lo pienso y ni me atrevo a plasmarlo (es, seria de una codicia infinita),  y sobre todo ni tan siquiera lo encontraría   en la realidad ... soy consciente que seria tan absurdo e irreal  como tener la luna y sol metidos en el armario de mi habitación.
No puedo esperar , reclamar el ideal de mis anhelos y apetencias.
No soy ni Blanca Nieves, ni La Bella Durmiente (aunque tal vez si tenga algo de Cenicienta).



¡ NO !.
 No hay Príncipes Azules; ni tan siquiera Sapos que al besarlos se convierten en el ser deseado porque al elegirlos se transforman según mis intereses.



¿Desear la perfección en lo humano no es inhumano?.
No se puede pretender amoldar a nadie a nuestra  imagen, semejanza , ideales, caprichos y apetencias.

Mentiría si dijera que no hay en mi imaginación el hombre ideal, el ser que me completaría y que me hiciera totalmente feliz. Porque como tú;  tengo en mi mente mi media naranja.


Pero si pretendo tomarme la única vida que tengo  en serio ( en serio de verdad, no idealizada) y disfrutarla, no puedo pretender pasarme la susodicha siendo una eterna isatisfecha, me resulta un sufrimiento absurdo.
Por supuesto que yo tampoco ni me creo, ni pretendo, ni aspiro a ser el ideal de cualquier hombre, aunque si me desvela hacerle feliz porque eso provoca mi bienestar.

Que no solicito ni requiero color azul porque no seria verídico.
Que no me pidan de color rosa porque no sería verdadera.

Que tal vez el término medio entre el rosa y el azul sea el verde.





Andaban, y al andar cantaban.
Eterna memoria.
Los pies, los caballos
y el soplo de viento
parecían continuar el cántico
en las pausas. (Doctor Zhivago).

Acaso no es como un sueño si en la realidad se consigue ... "Andaban, y al andar ...."



No hay comentarios:

Archivo del blog

Etiquetas

En este lugar puede que haga referencias a otros escritos e imágenes de la red.
Si crees que vulnera algún derecho házmelo saber en la siguiente dirección.
Diezenuna@hotmail.com