1. Durante largo tiempo anduve considerando en mi interior muchos y diferentes asuntos, y tratando con empeño durante días de conocerme a mí mismo, qué debo hacer y qué he de evitar; de improviso me dijo una voz, no sé si mía o de otro, de fuera o de dentro (pues eso mismo es lo que principalmente quiero esclarecer); me dijo, pues, aquella voz :
Razón.– Veamos, pon que has hallado ya alguna verdad. ¿A quién la encomendarás para seguir adelante?
Agustín. –A la memoria.
R.– Pero ¿es lo bastante firme para retener bien tus pensamientos?
A.– Difícil me parece, o más bien, imposible.
R.– Luego es necesario escribir. Mas ¿qué te ocurre, que por tu salud te resistes al trabajo de escribir? Mira: estas cosas no se pueden dictar, pues requieren completa soledad.
A.– Verdad dices. Y por eso no sé qué hacer
R.– Pide fuerza y ayuda para lograrlo, y pon esa misma petición por escrito, para que escribiendo aumenten tus bríos. Después resume lo que vayas descubriendo en conclusiones breves. No te inquietes por lo que pida una masa de lectores; esto bastará para tus escasos conciudadanos. (San Agustín)

31 agosto 2016

Mi tiempo



Son años los que acomodo ya sobre mi.
Mi cuerpo comienza a sentirse apesadumbrado físicamente, comienzo a tener dolencias crónicas que debo cuidar para el ritmo óptimo que requiere mis exigencias, A pesar que me encuentro achacosa por fuera, siento una gran fortuna en el aprendizaje que el tiempo ha dado a mis sentidos, en especial al núcleo de todos .....
Mi mente. Que aunque no sea un sentido es el que le da sentido a todos.

Es un modo de existencia mucho más introvertido, que solo se comparte con muy pocos y que se asimila si la fortuna y/o casualidad me dota de buenos artífice.
He de decir que son de ellos de los que me alimento, careciendo yo de dote alguno para el arte, no tiene mérito alguno este blog, más que el de reflejar mis calamidades.





"Preciso tiempo, necesito tiempo
que otros dejan abandonado
porque les sobra o ya no saben
qué hacer con él
tiempo
en blanco
en rojo
en verde
hasta en castaño oscuro
no me importa el color
cándido tiempo
que yo no puedo abrir
y cerrar
como una puerta


tiempo para mirar un árbol, un faro
para andar por el filo del descanso
para pensar qué bien hoy es invierno
para morir un poco
y nacer enseguida
y para darme cuenta
y para darme cuerda
preciso tiempo el necesario para
chapotear unas horas en la vida
y para investigar por qué estoy triste
y acostumbrarme a mi esqueleto antiguo

tiempo para esconderme
en el canto de un gallo
y para reaparecer
en un relincho
y para estar al día
para estar a la noche
tiempo sin recato y sin reloj


vale decir preciso
o sea necesito
digamos me hace falta
tiempo sin tiempo."
Mario Benedetti






Archivo del blog

Etiquetas

En este lugar puede que haga referencias a otros escritos e imágenes de la red.
Si crees que vulnera algún derecho házmelo saber en la siguiente dirección.
Diezenuna@hotmail.com