1. Durante largo tiempo anduve considerando en mi interior muchos y diferentes asuntos, y tratando con empeño durante días de conocerme a mí mismo, qué debo hacer y qué he de evitar; de improviso me dijo una voz, no sé si mía o de otro, de fuera o de dentro (pues eso mismo es lo que principalmente quiero esclarecer); me dijo, pues, aquella voz :
Razón.– Veamos, pon que has hallado ya alguna verdad. ¿A quién la encomendarás para seguir adelante?
Agustín. –A la memoria.
R.– Pero ¿es lo bastante firme para retener bien tus pensamientos?
A.– Difícil me parece, o más bien, imposible.
R.– Luego es necesario escribir. Mas ¿qué te ocurre, que por tu salud te resistes al trabajo de escribir? Mira: estas cosas no se pueden dictar, pues requieren completa soledad.
A.– Verdad dices. Y por eso no sé qué hacer
R.– Pide fuerza y ayuda para lograrlo, y pon esa misma petición por escrito, para que escribiendo aumenten tus bríos. Después resume lo que vayas descubriendo en conclusiones breves. No te inquietes por lo que pida una masa de lectores; esto bastará para tus escasos conciudadanos. (San Agustín)

28 diciembre 2010

LOS SANTOS INOCENTES




Victor Hugo dijo una vez... "La fuerza más fuerte de todas es un corazón inocente".

Lo que esconde la inocencia es un corazón puro.



Hoy es 28 de Diciembre, día de los Santos Inocentes, celebración cristiana que rememora la matanza de todos los niños menores de dos años nacidos en Belén; a su vez en España (e imagino que en algunos otros lugares) es costumbre realizar en esta fecha bromas de toda índole.
Si nos paramos a pensar...
Que razón nos ha llevado a gastar bromas cuando de inocentes se trata. Reconozco que soy persona bromista, me gusta gastar bromas, pero analizando mis motivos de tal deleite en este arte, supongo que es por ADMIRAR la inocencia o la ignorancia del receptor.

Considero que no se trata en absoluto de algo peyorativo ni despectivo cuando la acción es hecha sin  correr riesgos ni daña la autoestima.
No tengo ni pajolera idea si yo misma soy inocente o no, lo tendrán que decidir los demás, pero por mi parte deseo no perderla.
Tampoco sé porque unos seres humanos son más inocentes que otros, o el porque del aprovechamiento, utilización, explotación e incluso el lucramiento consciente y con alevosía que algunos seres humanos hacen de la inocencia de sus semejantes.
La inocencia sin ignorancia es un don, un gran Don.
Así que en días como hoy recuerdo a los seres (que seguramente consciente e inconscientemente serán muchos, o eso me gustaría pensar) que nos entregan y deleitan con su inocencia, la cual muy lejos de abusar de ella deberíamos cuidarla y apreciarla como si de una cualidad se tratara.


Este post está dedicado a Lara y Demetrio, "mis milanas".

"La inocencia que viene con una profunda experiencia de vida es cándida, pero no infantil.
La inocencia de los niños es hermosa, pero ignorante. Será reemplazada por desconfianza y duda cuando el niño crece y aprende que el mundo puede ser un peligroso y amenazador lugar.
Pero la inocencia de una vida vivida de manera completa tiene una cualidad de sabiduría y de aceptación de la siempre-cambiante sorpresa de la existencia. " (Osho)

 

1 comentario:

Helena dijo...

Hola paso tu blog Anna de poemias.
Me encanta el tuyo
http://anna-historias.blogspot.com.es

Archivo del blog

Etiquetas

En este lugar puede que haga referencias a otros escritos e imágenes de la red.
Si crees que vulnera algún derecho házmelo saber en la siguiente dirección.
Diezenuna@hotmail.com