1. Durante largo tiempo anduve considerando en mi interior muchos y diferentes asuntos, y tratando con empeño durante días de conocerme a mí mismo, qué debo hacer y qué he de evitar; de improviso me dijo una voz, no sé si mía o de otro, de fuera o de dentro (pues eso mismo es lo que principalmente quiero esclarecer); me dijo, pues, aquella voz :
Razón.– Veamos, pon que has hallado ya alguna verdad. ¿A quién la encomendarás para seguir adelante?
Agustín. –A la memoria.
R.– Pero ¿es lo bastante firme para retener bien tus pensamientos?
A.– Difícil me parece, o más bien, imposible.
R.– Luego es necesario escribir. Mas ¿qué te ocurre, que por tu salud te resistes al trabajo de escribir? Mira: estas cosas no se pueden dictar, pues requieren completa soledad.
A.– Verdad dices. Y por eso no sé qué hacer
R.– Pide fuerza y ayuda para lograrlo, y pon esa misma petición por escrito, para que escribiendo aumenten tus bríos. Después resume lo que vayas descubriendo en conclusiones breves. No te inquietes por lo que pida una masa de lectores; esto bastará para tus escasos conciudadanos. (San Agustín)

27 julio 2010

LAS COSAS DEL QUERER

Me has instruido tú en las cosas del querer.
Lo que me enseñaste es que se construye con pasión, voluntad y esfuerzo.
Lo que yo ya sabía es que no se cimienta en cualquier entraña desigual, sino que tiene que ser adyacente.
En tí he encontrado el lugar donde quiero construir.
Tal vez me equivoque, extravíe y sé que desbarro pero...todavía no claudico.




No hay comentarios:

Archivo del blog

Etiquetas

En este lugar puede que haga referencias a otros escritos e imágenes de la red.
Si crees que vulnera algún derecho házmelo saber en la siguiente dirección.
Diezenuna@hotmail.com