1. Durante largo tiempo anduve considerando en mi interior muchos y diferentes asuntos, y tratando con empeño durante días de conocerme a mí mismo, qué debo hacer y qué he de evitar; de improviso me dijo una voz, no sé si mía o de otro, de fuera o de dentro (pues eso mismo es lo que principalmente quiero esclarecer); me dijo, pues, aquella voz :
Razón.– Veamos, pon que has hallado ya alguna verdad. ¿A quién la encomendarás para seguir adelante?
Agustín. –A la memoria.
R.– Pero ¿es lo bastante firme para retener bien tus pensamientos?
A.– Difícil me parece, o más bien, imposible.
R.– Luego es necesario escribir. Mas ¿qué te ocurre, que por tu salud te resistes al trabajo de escribir? Mira: estas cosas no se pueden dictar, pues requieren completa soledad.
A.– Verdad dices. Y por eso no sé qué hacer
R.– Pide fuerza y ayuda para lograrlo, y pon esa misma petición por escrito, para que escribiendo aumenten tus bríos. Después resume lo que vayas descubriendo en conclusiones breves. No te inquietes por lo que pida una masa de lectores; esto bastará para tus escasos conciudadanos. (San Agustín)

24 agosto 2009

COGNITIVOS PECULIARES


Agua y fuego... Blanco y negro... Sol y luna.

En las relaciones interpersonales tenemos ocasión de experimentar multitud de formas, maneras e ideas respecto a lo que nos rodea.

Distintas maneras de sufrir, recrearse, padecer, poseer, conformarse ó usar las vivencias.

Esto se observa a través de la comunicación ó convivencia con nuestros semejantes. Es mágnifica y maravillosa la infinidad de maneras de sentir y/u opinar lo mismo en cada ser (tantas como la variedad de rostros humanos).

¿ Te encontraste alguna vez con alguien cuyo pensamiento y forma era muy peculiar y diferente al tuyo, pero sin embargo habia algo en él que seducia tu juicio?. ¿Llegaste a ocasionar el mismo sentimiento?. ¿Conseguiste formar una amalgama prospera?.

Afortunada fusión, no tanto por la diversidad de nuevas experiencias y sensaciones apreciadas, sino más bien por el enriquecimiento personal.

Pero... esta "globalización" conlleva el riesgo de la autoperdida de la identidad de cada una de sus unidades, malogrando la seductora , enriquecedora y satisfactoria fusión que se engendró .

Simplificando: Tú, mí, nuestra identidad nos hace únicos, si eso te llevó a formar parte de un acervo, no te conviertas; ya que esa identidad inicial que poseias es la que te embarcó en esa unión.


Y si eso ocurriera, (la pérdida de tu naturaleza inicial) una de estas mañanas... te/ me buscaré/as... y nos habremos ido... porque nuestra esencia se esfumó.

Archivo del blog

Etiquetas

En este lugar puede que haga referencias a otros escritos e imágenes de la red.
Si crees que vulnera algún derecho házmelo saber en la siguiente dirección.
Diezenuna@hotmail.com